jueves

DÍA TRAS DÍAS

El día ya cansado declina entre las sombras
y tras dormir brilla de nuevo.
Sigo sus pasos hacia el atardecer
y me pierdo entre los sauces que mecen la penumbra

La noche se traga los vergéles
y sigo mi camino hacia la aurora mirando el cielo clarecer.
La vida se abre dejando mis temores que me lleva de nuevo hacia el crepúsculo... donde comienzo a envejecer

4 comentarios:

Monica Alvarez dijo...

Este poema me produce una sensación grata de letargo.Algo languidece en él que atrae al lector.
Saludos desde Chile.

Mar y ella dijo...

La vida abriendo cada camino para que vayamos dejando las hojas de nuestro calendario repartidas a cada paso...
Mariella

CONSUELO dijo...

Camino hacia la aurora
mirando el cielo clarecer"
hemoso el poema que nos
entregas.
Un besito para ti.

Tesa dijo...

Confiesa que has vivido, como dijo el poeta Neruda.

Qué importa envejecer, ya tu vida es lo que vives y los recuerdos,

Sigo viniendo a llevarme jirones de tus poemas en los bolsillos para mis días grises. Ahora tengo más donde elgir.

Besos tiernos, Gerardo.